El mito de los servidores entre las PYMEs

| 20/03/2014 | 0 Comentarios
Bruno-Domingues

Bruno Domingues, Arquitecto Principal de Intel

En este momento de fuerte desarrollo económico y social que lleva la región de América Latina, las oportunidades de negocios de las pequeñas y medianas empresas de todos los segmentos han incrementado en la última década.

La región latinoamericana abarca cerca de 11% de las PYMEs del mundo, con un total aproximado de 716 mil pequeñas empresas, y 145 mil medianas, según los hallazgos del programa regional IBERPYME. Además de la gran cantidad y representatividad de su participación en las economías locales, otras cifras presentan un escenario corporativo PYME aún poco activo para las soluciones más avanzadas de TI, lo que compone una cadena de riesgos a la seguridad corporativa, baja productividad y una serie de dolores de cabeza para todos los empleados.

Los niveles de profesionalización de los empleados, así como de toda la infraestructura en general de estas compañías siguen mejorando. A pesar de los avances y del advenimiento de una nueva creencia corporativa en los países de nuestra región, de hecho tenemos todavía un enorme camino en el desarrollo de TI en las PYMEs. Las pequeñas y medianas empresas suelen contar con apoyo limitado para TI – algunas cuentan con una sola persona, o algún profesional autónomo que presta servicios, y otras muchas veces tienen un empleado más “experto en tecnología” que ayuda con el mantenimiento de los equipos, sistemas y redes.

Para avanzar rumbo a un ambiente corporativo optimizado e inteligente, una de las prácticas más comunes que se encuentra en muchas de las empresas es el uso de la computadora personal para la función de servidor. Aunque algunas empresas piensen que un servidor es una computadora personal de mesa más avanzada, esto no es verdad. No se puede sustituir un equipo por el otro, y hay profundos riesgos de pérdida de todo el patrimonio (datos/información) e histórico de años de trabajo de una PYME cuando se utiliza un equipo que no soporta la salvaguarda de información y disponibilidad de un servidor.

Hay también un mito en el mercado acerca de los precios de los servidores – aunque muchas personas piensan que estos equipos son más caros que las computadoras personales, esto no es verdad. Hay muchas opciones con los mismos niveles de precio que ciertas computadoras y a veces incluso más baratos que estas últimas. Además, la gran ventaja es que los servidores ofrecen flexibilidad para cambios  de configuración y capacidad computacional, así como la adaptación de acuerdo con el crecimiento de la empresa y las necesidades de TI. A diferencia de las computadoras personales, los servidores ofrecen funcionamiento 24×7 sin interrupción, y todos los componentes que van dentro de un servidor real tienen niveles más altos de disponibilidad: desde la memoria de corrección de errores (ECC); el controlador de disco con RAID integrado para la protección de datos; como también procesadores diseñados para trabajar al 100% durante períodos largos, sin comprometer disponibilidad de los equipos.

La arquitectura y la implementación para una PYME debe ser sencilla, a fin de facilitar la administración, gestión y mantenimiento de la infraestructura. Para lograr un sistema operativo y seguro, es fundamental entender cuál es la información y los procesos necesarios para el funcionamiento de la empresa, y construir una arquitectura que permite flexibilidad para el crecimiento y la adaptación de los negocios. Vale la pena prestar atención a la implementación de una aplicación LOB, es decir, un sistema de control de inventarios, efectivo, personal, entre otros. Adicionalmente, es necesario que la instalación soporte un buen acceso a internet, impresoras, y la disponibilidad de otros recursos compartidos de forma segura en la red interna.

Con estos requisitos en mente, un buen enfoque es segmentar la red interna y externa utilizando dos interfaces de red (que son ofrecidas por los servidores solamente), para evitar la exposición de la red interna para el internet, y mantener el control del acceso a la red de Internet.

Mediante la adición de un paquete de soluciones dirigidas a las PYMEs, la empresa adquiere protección para todos sus datos más estratégicos, optimizando la productividad de todos los equipos, al mismo tiempo que se ahorra energía y se disminuye el presupuesto de TI. Hoy en día, hay excelentes paquetes de software para este segmento que consolidan todas las herramientas de los servicios de red, gestión y productividad, como el Windows SMB (se vende junto al servidor físico). Para los casos de preferencia de plataformas abiertas, existe también Zentyal.

Es fundamental también que todos los empleados tengan fácil y rápido acceso de forma segura a la información, y sistemas del negocio por medio de sus computadoras personales, pero también por medio de todos los demás dispositivos móviles. El ejecutivo de hoy requiere acceso desde donde esté, a cualquier hora del día o lugar – y esto demanda una infraestructura de TI corporativa inteligente.

Con muchas oportunidades para las PYMEs en todos los países de la región, es fundamental que los líderes de las empresas puedan concentrarse en la ampliación de sus negocios, aprovechando este nuevo momento de mejora del mercado, y dejando el manejo de TI a proveedores confiables que ofrezcan la tranquilidad de tener sistemas operando de forma segura y continua.

Estamos en la era de la movilidad total, centrada en alta producción y generación de resultados rápidos. ¡Para que su empresa tenga diferenciales frente a la competencia, tiene que tener la velocidad de estos tiempos y foco estratégico!

Por Bruno Domingues, Arquitecto Principal de Intel 

Fuente:

CP

 

Categorías: Emprendedores