Exportar productos venezolanos es un proceso laborioso pero posible

| 08/10/2015 | 0 Comentarios

En el marco del XI Congreso Internacional del Plástico, organizado por la Asociación Venezolana de Industrias Plásticas (Avipla), la gerente general de la empresa venezolana UNIPLAST, Carmen Padilla, planteó que exportar no es tarea fácil, pero es una estrategia importante y positiva por parte de una empresa en la búsqueda de internacionalizarse, que puede lograrse con una gran dedicación, esfuerzo y compromiso hacia el cliente.

Durante su ponencia, titulada “El desafío de la exportación: sinergia entre el sector público y el privado”, Padilla destacó que la apertura a mercados internacionales representa un motor del crecimiento y un aliado de la estabilidad macroeconómica, por su aporte en la generación de divisas y empleos. En tal sentido, opinó que se debe cerrar el círculo de materia prima, producción y exportación, para el ingreso de dólares producto de esa venta.Camen-Padilla-UNIPLAST_Congreso-Internacional-del-la-insdustria-del-Plástico-AVIPLA-4

Al referirse al caso específico de UNIPLAST, detalló que la empresa se conformó hace 47 años, dedicada a producir artículos plásticos industriales destinados al sector agroindustrial y la construcción, aportando también soluciones a las necesidades de la industria y el sector de servicios. En el año 1992 la compañía comenzó a ofrecer sus productos fuera de las fronteras venezolanas: primero llegaron a Colombia y progresivamente abordaron los mercados de Ecuador, República Dominicana, Panamá, Costa Rica y El Salvador.

Para lograr un proceso de exportación exitoso, entre los aspectos fundamentales que UNIPLAST utilizó como metodología, la vocera destacó:

  • Realizar un trabajo previo para conocer a fondo las normas de los países donde se quiere incursionar, definir bien el mercado y establecer relaciones sólidas con los clientes internacionales.
  • Tener claros los procedimientos y leyes venezolanas, conocer los organismos del estado involucrados.
  • Asegurar un flujo de materia prima constante, oportuno y suficiente para cumplir con los pedidos.
  • Trabajar conjuntamente con los organismos involucrados, a fin de contar con el financiamiento y los incentivos para la exportación.
  • Contar con un capital humano comprometido y alineado con los objetivos de la empresa, a fin de poder asegurar la calidad del producto.
  • Mantener un producto innovador y con altos estándares de calidad.
  • Establecer sinergia con las autoridades para agilizar los trámites de preinspección en las instalaciones del exportador, aduanas y embarques, en los tiempos establecidos.
  • Reinvertir parte de los ingresos producto de la exportación para reducir la carga en manos del Estado, e impulsar la autogestión del sector.

Retos a enfrentar

Entre las “barreras” que existen actualmente en el país y dificultan el abastecimiento de los mercados internos y externos, la gerente general de UNIPLAST, Carmen Padilla, priorizó la escasez de materia prima: “la producción nacional de materia prima para la industria del plástico es realmente limitada y los cupos son distribuidos por el gobierno, de acuerdo a las necesidades y a la capacidad de producción de cada empresa”, sostuvo.

Asimismo, reconoció la preocupación de los organismos competentes en buscar soluciones, pero la respuesta es poco expedita y se mantiene la reducción de la producción nacional: “Sabemos que hay preocupación en los organismos competentes en buscar soluciones pero el tiempo corre y la reducción de la producción nacional es peligrosa”, precisó. A tal efecto, propuso la creación de un mecanismo alternativo “para complementar al mejor de los proveedores como lo es Pequiven, porque si queremos exportar y crecer se necesita tener un canal que permita lograr el objetivo de crecimiento.” Enfatizó que si no hay materia prima, no se pueden tener productos.

Otros puntos que Padilla recomendó analizar son las dificultades propias de la exportación: como las inspecciones y logística de los puertos, la obtención de divisas y un régimen cambiario donde los referenciales tienen sobreevaluada la moneda, lo que resta competitividad en el intercambio con otros países.

Para agilizar trámites como las inspecciones preembarque, propuso que las mismas se realicen en las instalaciones del exportador. Esta fórmula garantiza que los contenedores, una vez inspeccionados y sellados por los organismos del estado correspondientes, no vuelvan a ser abiertos antes del embarque, así se asegura la integridad de la mercancía. Éste sería un primer paso para que también se agilicen las partidas de las cargas, según los tiempos de salida que establece la normativa.

Laborioso pero posible

La gerente general de Uniplast insistió en que la exportación de productos venezolanos es una tarea “laboriosa pero posible”, y existen mecanismos, inclusive, para las empresas que quisieran exportar y no tienen las divisas para costear el proceso.

Al poner como ejemplo la empresa que representa, Padilla comentó que Bancoex les aprobó un crédito con el cual fue posible que los proveedores les asignaran la materia prima necesaria para los productos de exportación.

“Es fundamental el máximo esfuerzo del ámbito público y la sinergia del sector privado, porque en esa medida se facilitarán e incrementarán las exportaciones del sector plástico que está en crecimiento, y es lógico pensar que el estado está de acuerdo e interesado en acompañar al productor para que pueda producir más, pero el sistema del subsidio interno para que no haya incidencia sobre los precios finales, está debilitando la sustentabilidad financiera para hacer otras inversiones”,  concluyó.

 

Fuente:

CP

Categorías: Negocios

Acerca del Autor ()

Hombre al Día es un blog que ofrece información relevante para el hombre moderno, y le brinda herramientas que optimizan su interacción con una sociedad cada vez más competitiva. Puedes seguirnos en Twitter @HombreAlDia o contactarnos en Google+ y Facebook