Cómo alcanzar tus metas en año nuevo

| 04/01/2014 | 0 Comentarios

Cómo alcanzar tus metas en año nuevo.

Al comienzo de cada año, millones de personas hacen promesas y se fijan nuevas metas. Sin embargo, unos propósitos enfocados de forma errada pueden causar más frustraciones que satisfacciones.resoluciones-de-a-nuevo-b

Entonces ¿qué se necesita? Antes que nada, no debes dejarte llevar por el extremo entusiasmo que tienes al inicio de la temporada. Es mejor intentar ver con claridad lo que en verdad estás dispuesto y quieres hacer.

Además, si  estructuras los deseos desde una perspectiva positiva, tendrás mucho más éxito porque te dará fuerzas e impulso para seguir adelante.

Fechas claras objetivo cumplido

Pon una fecha para todos los propósitos que hagas, anótalos en una lista y en un lugar con luz adecuada, relajado y en verdad reflexionando.

También establece metas claras. Por ejemplo si dices: “Ahorrare mucho este año” descubrirás que la idea no está bien definida. La situación será muy diferente si te planteas: “Ahorraré $5000 en un año porque quiero conocer X ciudad”.

O bien, “Perderé 2 kilos en un mes porque quiero comprar X ropa”. Con estas opciones no solamente has establecido un objetivo claro, también tienes un motivo. De esta manera, será mucho más sencillo y menos tedioso hacer una tarea específica.

Realismo

El realismo es muy importante. “Comprar un Ferrari” probablemente estará fuera de tu alcance a menos que te ganes la lotería. No decimos que es imposible, pero las probabilidades de que esto ocurra son muy bajas.  Es mejor decir: “Compraré un automóvil X para poder movilizarme”.

Orden y Constancia

Evita momentos explosivos donde quieres realizar todo a la vez, porque una semana después ni siquiera podrás levantar la mano para agarrar el control de la TV. Por otra parte, la constancia te ayudará a conseguir prácticamente lo que quieras, pero su ausencia te dificultará bastante el trabajo en todo aspecto de tu vida.

Derrota a los pretextos

Un claro ejemplo es esa sutil forma de engañarnos a nosotros mismos con el tema del gimnasio: “Hoy no puedo, se hace tarde”, “Hoy esta nublado”, “Hoy sacaré a pasear al perro”, cada vez nos ponemos pretextos mucho más incoherentes para no cumplir lo que desde un principio debimos realizar. A veces, luchar contra nosotros mismos puede ser mucho más difícil que derrotar a un enemigo externo.

La mente del atleta

Visualizar nuestras metas es el siguiente paso. Esta es una técnica que los atletas utilizan con frecuencia para mejorar su rendimiento.

Se imaginan recorriendo una pista, dando un swing perfecto de golf, un batazo de home run o cualquiera que sea la actividad que practiquen. Al parecer, esto estimula a la creación de una memoria en los músculos, que a su vez se refleja en la actividad real.

¿Qué ves? ¿Qué sientes? ¿A qué huele? ¿A qué sabe? Deja que ese sentimiento fluya por tu cuerpo y verás cómo tu actitud cambia.

Ten confianza

La confianza en ti mismo es la pieza final. No dejes que las dudas y el miedo nublen tu mente. Imagina que tu actitud positiva se enfrenta a tus miedos, que habla con ellos y logra vencerlos. Tu confianza pues, te dará la fuerza necesaria para alcanzar el éxito.

Si estableces fechas, eres realista y constante, entonces las probabilidades de éxito son mucho mayores. Y recuerda, la actitud mental positiva es un ingrediente de gran importancia que te ayudará a hacer realidad esos sueños.

¡Éxito!

 

Por: Luis R. Rubio.

Twitter: @luisrorubioiz.

 

Categorías: Vida