El hombre maltratador

Detectar y prevenir la violencia de género es tarea de todos. Si te sientes identificado con estas características, buscar ayuda profesional puede hacer la diferencia en tu vida y en la vida de quienes te rodean.

El hombre maltratador

El hombre maltratador

El hombre maltratador

Desde niños, a los varones se les motiva a no expresar sus sentimientos, a ser fuertes, a no llorar…se les dice que no pueden ser “débiles como niñas” y en este proceso puede reforzarse la idea de superioridad masculina al extremo de que al crecer, este hombre puede considerar que maltratar a la mujer es un acto legítimo. La violencia contra la mujer y la familia es un flagelo que aún pervive en este siglo y es responsabilidad de todos detectarla y detenerla a tiempo.

Consuelo Barea Payueta, médico y psicoterapeuta española experta en el tema de la violencia de género, en su libro Manual para mujeres maltratadas que quieren dejar de serlo, revisa las características del hombre maltratador y ofrece una clasificación sencilla basada en estudios científicos que permite advertir las señales.

Los maltratadores son hombres normales, particularmente machistas o sexistas en su socialización. “No existe un tipo específico de maltratador, aparecen en todos los estratos sociales y con cualquier nivel educativo o cultural. Lo más frecuente es que hayan presenciado violencia doméstica en la infancia. En general no son locos o psicópatas”, precisa la especialista.

El maltrato proviene de la creencia cultural y social de la superioridad del hombre sobre la mujer, por la que los hombres se otorgan el derecho para controlar a la mujer usando cualquier medio, incluso la violencia, la cual es una forma efectiva de conseguirlo sin esforzarse en razonar, ceder o pactar.

En la mayoría de los casos estos hombres no tienen comportamientos agresivos fuera del ámbito familiar. La conducta pública de los agresores suele ser muy diferente de su conducta privada: con otras personas son amables y correctos, e incluso con la víctima al principio de la relación.

El alcoholismo y la adicción a las drogas son factores agravantes pero no son la causa de la violencia doméstica.  No transforman en maltratador a un hombre que no lo es. Un maltratador adicto tiene dos problemas que requieren abordajes particulares.

Tipos de maltratador

Jeffrey Lohr, psicólogo del Centro para la Investifación en Agresión y Violencia de los Estados Unidos  – Center For Research on Agression and Violence (CRAV) – empezó a investigar la violencia doméstica en la década de los noventa. Estudió las características de personalidad de un grupo de ochocientos varones sentenciados como maltratadores en el estado de Wisconsin. Aparecieron tres tipos de agresor:

El psicopático: Carece de empatía y culpabilidad. Ha sido maltratado de pequeño con más frecuencia que los hombres de otros grupos. Durante la explosión violenta hay calma fisiológica. Utiliza fríamente la agresión para conseguir sus fines e incluso puede disfrutar con el sufrimiento de la víctima. No hay un desahogo colérico sino un castigo contundente y premeditado.

El colérico: tiene un malhumor crónico. Violento con la familia, ha presenciado durante su niñez malos tratos de su padre a su madre. Podría corresponder a varios trastornos de la personalidad: paranoide, límite y antisocial. Es un hombre inseguro que siempre teme que la mujer lo abandone o se tome demasiadas atribuciones. Cree que ella le pertenece y que no puede tener voluntad propia. Es el celoso colérico que la maltrata físicamente y luego le pide perdón. La explosión violenta le permite descargarse y demostrar “quien manda”.

El “normal”: limita su violencia al hogar y pareciera funcionar normalmente en los demás ámbitos de su vida. Tiene rasgos psicopáticos o coléricos pero sólo en el entorno doméstico. Restringe la violencia a la mujer y a los hijos – sobre todo a las hijas – a quienes considera inferiores o de su propiedad. Se comporta controlador con todas las mujeres con las que tiene un vínculo cercano. Ante otros varones es cercano, respetuoso y empático. Dentro de su hogar impide y minimiza el éxito y el desarrollo de la mujer, y ejerce una violencia más psicológica que física, a través de descalificaciones y acoso verbal solapado

El Dato

El 70% de los hombres que maltratan a sus parejas no se les puede considerar enfermos. Sólo entre el 20 y el 30% tiene una enfermedad mental – X Reunión de la Sociedad Española de Psiquiatría Forense 18/12/2001.

 

Por Ysabel Velásquez

Twitter: @ysabelvel

Etiquetas:

Categorías: Vida

Acerca del Autor ()

Ysabel Velásquez es una periodista venezolana que escribe para las revistas más destacadas de salud y belleza del país. Si quieres saber más sobre otros temas de interés, puedes seguirla en Twitter @Ysabelvel