Henry Ford: La historia de un hombre que llegó más lejos

| 01/08/2013 | 0 Comentarios

Henry Ford, creador de la línea de ensamblaje y producción en masa de automóviles -nacido en la ciudad de Dearborn, Michigan (USA)-,  recientemente cumplió 150 años, por esta razón se rinde tributo a su aporte al mundo de los negocios y al legado que lo convirtió en un ícono histórico internacional.

Henry Ford

Henry Ford

Al ser la ciudad que vio crecer y donde se encuentra la  esencia de este personaje histórico, Dearborn  se vistió de fiesta en un gran acto en el Henry Ford Estate (también conocido como Fair Lane) casa donde vivió y luego se transformó en su monumento.

Dicha actividad se denominó “Coming Together: Una celebración del 150° cumpleaños de Henry Ford” y  reunió a miembros de la familia, empleados y jubilados de la empresa, autoridades, representantes del Museo Henry Ford y la Universidad de Michigan.

Bill Ford, presidente de la compañía, y Edsel Ford, descendiente del fundador, dieron testimonio en la celebración, que también contó con una exposición de vehículos históricos, conciertos de música, baile y feria de productos agrícolas y artesanías; elementos que formaban parte de las pasiones de Ford.

 

El comienzo de Henry Ford

 Henry Ford nació el 30 de julio de 1863, en el condado de Wayne en el estado de Michigan en los EE.UU, área que más tarde se convirtió en Dearborn. Como el mayor de seis hermanos, él trabajó en la granja de la familia y visitaba la ciudad con su padre, donde tuvo el primer contacto con su verdadera pasión, la mecánica, viendo las primeras tecnologías de motores y máquinas.

Cuando era niño, Ford desmantelaba  todo lo que llegaba a sus manos. En su comunidad era conocido como  reparador de relojes. A medida que iba creciendo tuvo oportunidad para indagar en la mecánica, aprender a reparar las máquinas de vapor y los molinos. En la década de 1890, concentró su interés en los motores de combustión interna.

En abril de 1888, Ford se casó con Clara Bryant. Comenzó a trabajar como ingeniero de la Edison Illuminating Company y progresó rápidamente en su carrera. Fue ascendido a ingeniero jefe en 1893, el mismo año en que su hijo Edsel nació, y se ganó la estabilidad y la libertad para explorar sus propios experimentos de manera más económica.

A pesar de que tuvo una carrera sólida en Edison Illuminating, Ford estaba decidido a aventurarse en la construcción de automóviles, lo cual fue su objetivo durante mucho tiempo.

 

Primeros Retos

Henry Ford nombró su primer vehículo ATV. El modelo atrajo suficiente apoyo financiero para que dejara el cargo de ingeniero en la Edison Illuminating y participara en la fundación de la Compañía de Automóviles de Detroit en 1899. La compañía no funcionó por varias razones y, en 1901, Ford volvió a trabajar como empleado. Más tarde, el mismo año, nació Henry Ford Company. En 1902, decidió dedicarse por entero a la empresa para tener más tiempo para perfeccionar sus vehículos.

Henry-Ford-conduciendo-el-Modelo-A

Henry Ford conduciendo el Modelo A

En su pequeño taller, trabajó en dos autos de carrera, el “Arrow” y “999”. Con la ayuda de un diseñador, mecánico y un campeón retirado de ciclismo, los nuevos modelos estaban dispuestos a correr. Barney Oldfield, considerado por algunos historiadores como el mejor piloto en los primeros años del automovilismo, dirigió el “999” en la carrera de la Copa Desafío de los Fabricantes en Grosse Pointe, Michigan. El coche llegó a una milla (1.600 metros) delante de la competencia.

Después de la carrera, A.Y. Malcomson, comerciante de carbón en Detroit, se interesó en sus vehículos. Los dos se hicieron socios y Ford comenzó a trabajar en un coche nuevo. A principios de 103, hubo más inversores. Así nació La Ford Motor Company,el 16 de junio de 1903.

Un mes después, Henry Ford se enfrentó a una difícil situación: la caja de la compañía vino a menos de 250$. Los recursos de ahorro de entrada llegaron el 13 de julio de 1903, un pago en efectivo de la venta de tres modelos A, por un total de 1320$ y la compañía logró mantener su funcionamiento. A finales de 2012, uno de estos tres coches- uno rojo modelo A de 1903- se comprarán por subasta a Bill Ford. Se cree que el chasis del vehículo es el número 30, único sobreviviente de tres que se vendieron aquel día.

Con la mejora de la situación financiera, Ford aumentó el suministro de vehículos y mejoró su producción. Los icónicos modelos T llegaron en octubre de 1908, marcando el comienzo de una nueva era en América. Fue el noveno vehículo producido por Ford, que lo llamó “el coche universal”- un vehículo de bajo costo y confiable, que pudiera ser fácil de mantenimiento y que recorriera los caminos pobres de esa época. Vendió más de 15 millones de unidades, y puso al mundo sobre ruedas.

Henry Ford con el Modelo-T-1921

Henry Ford con el Modelo T

En 1913, Ford creó la línea de montaje de automóviles. Cargadores y transportistas aéreos traían las piezas a la línea de montaje del móvil. Por lo tanto, el aumento de la producción y la reducción de los costos de producción. En 1914, Ford tenía 13.000 empleados y produjo alrededor de 300.000 vehículos, mientras que otras 299 empresas con 66.350 empleados producen cerca de 280.000 coches.

La construcción de la planta de Rouge en 1917, fue el primer paso hacia el sueño de Ford para montar un complejo integrado de manufactura, donde el procesamiento de materias primas, las piezas y el montaje se realiza de manera eficiente en un solo lugar.

Continúa en la siguiente página…

Páginas: 1 2

Categorías: Vida