La artroscopia de cadera minimiza riesgos en el paciente

| 09/09/2015 | 0 Comentarios

Existe un método mínimamente invasivo que permite tratar diferentes enfermedades de la cadera. Se trata de la artroscopia de cadera, un procedimiento muy complicado realizado por pocas instituciones sanitarias, entre ellas el Centro Médico de Caracas (CMC).

El Dr. David Maldonado, traumatólogo del CMC, explica que este es un procedimiento en el que, por pequeños orificios, se introduce cámaras y otros instrumentos para resolver distintas patologías. “Esta técnica se viene usando desde hace muchos años en las áreas de rodillas y de hombros. Pero la cadera, debido a que es una articulación muy profunda y de difícil acceso, se había mantenido al margen de esta práctica hasta hace una década. En Venezuela, se ha implementado desde hace cinco años, registrando avances importantes”.

La artroscopia de cadera permite mayores beneficios en la medida en que invade menos al paciente, y minimiza el sangrado y los dolores postoperatorios. Asimismo, consiente hospitalizaciones más cortas que generalmente no superan las 24 horas y una incorporación rápida al proceso de rehabilitación. “Desde el punto de vista estético también es ventajoso. Anteriormente se hacían incisiones que llegaban hasta los 30 cm. Ahora, con esta técnica se realizan tres o cuatro mini incisiones de un centímetro cada una, reduciendo las cicatrices”, destaca Maldonado.Dr.-David-Maldonado

El diagnóstico más común para proceder con esta herramienta es el pinzamiento femoroacetabular, o de cadera. “Este se produce cuando hay un choque entre las estructuras óseas, dañando el cartílago y otras partes internas. Esto genera dolor y limitación funcional. Con la artroscopia de cadera se evita ese choque y se arreglan los daños ocasionados”, explica.

Otras situaciones en las que se aplica esta técnica son: pinzamiento interno, ruptura de glúteo medio o mínimo, infección dentro de la cadera, labrum roto, o por tener pequeños trozos de hueso o cartílago sueltos dentro de la articulación que causan dolor. “Para estar seguros de que el paciente necesita una artroscopia de cadera, utilizamos previamente otros recursos como las infiltraciones guiadas por ecos o rehabilitación. Cuando esto falla es que procedemos a la cirugía”. Es importante que luego de la operación el paciente cumpla con una hospitalización de 24 horas, rehabilitación y el uso de muletas durante un periodo de cuatro a seis semanas.

Maldonado, quien además es miembro de la Asociación Artroscópica de Norte América (AANA), de la Asociación Internacional de Artroscopia, Cirugía de rodilla, Ortopedia y Medicina Deportiva (Isakos) y de la Sociedad Venezolana de Cirugía Ortopédica y Traumatología, aclara que, aunque el trasplante y la artroscopia de cadera se ejecutan en una misma área anatómica, son diametralmente opuestas. “La artroscopia se usa en pacientes que no hayan sido diagnosticados con artrosis. Esta no representa un sustituto para la artroplastia. En cambio, esta última, también conocida como prótesis de cadera, se realiza en pacientes que generalmente están por encima de los 65 años, tienen un desgaste severo de la cadera o que presentan altos niveles de dolor y limitación funcional”.

Al ser una cirugía mínimamente invasiva, esta no genera riesgos graves. Una de las pocas complicaciones es parestesia o sensación de adormecimiento en la zona genital, producto de las contracciones en las piernas ocurridas durante el procedimiento, causando lesiones transitorias en los nervios. Esta sensación pasa luego de tres semanas.

El especialista recalca la importancia del cuidado de la cadera para una vida activa y saludable. “Es necesario mantener un peso adecuado, evitar actividades físicas que la afecten y, si hay antecedentes familiares con problemas congénitos de caderas, acudir al especialista”.

Recientemente, el Dr. David Maldonado fue elegido como instructor del curso de Artroscopia de Cadera, organizado por la Asociación de Artroscopia de Norte América. Para el traumatólogo esto significa un reconocimiento muy grande. “Lo recibo con humildad porque fueron muchísimos cursos que hice como estudiante. Es agradable que después de tantos años de insistencia y estudio tengan la amabilidad de invitarme como instructor”. Además, añade que en Venezuela es difícil promover este tipo de cursos puesto que debe ser realizado sobre cadáveres y las leyes nacionales no permiten su utilización.

Tecnología al servicio de la salud

El mundo está girando a la velocidad de la tecnología y el ámbito de la salud no se queda atrás. Maldonado se ha abocado en tener una página web dirigida al paciente, donde pueda encontrar información fácilmente comprensible sobre los tipos de cirugías que se realizan y qué esperar antes, durante y después de cada intervención. Además, puede solicitar online una cita con los especialistas, lo que minimiza el tiempo de espera en la solicitud y facilita el proceso.

El portal es www.traumatologoaldia.com. El sitio recibe alrededor de 20 mil visitas al mes. “También interactuamos con los pacientes, respondemos a sus preguntas a través de la página y nuestras redes sociales: Facebook: Traumatólogo al día. Instagram: @Traumatologoaldia. Y Twitter: @traumatologoald. La receptividad ha sido muy buena y la interacción provechosa”, concluye Maldonado.

 

Fuente:

CP

Etiquetas:

Categorías: Vida